La educación en el ámbito hospitalario

AED

La atención educativa domiciliaria es un recurso del sistema educativo que intenta compensar, temporalmente, las situaciones que generan los procesos de una enfermedad prolongada en alumnado que cursa la enseñanza obligatoria.                                                                                                                                                Consiste en una atención individualizada, por parte de un maestro / a o profesor / a que en ningún caso sustituye el sistema educativo establecido, ya que el alumnado sigue matriculado en su centro educativo. El profesorado que hace esta tarea, por un lado mantiene una colaboración estrecha con las familias y, por otro, se coordina con el resto de docentes que intervienen en el proceso educativo (tutor / a y resto del equipo docente de la escuela o instituto y, en su caso docentes de las aulas hospitalarias donde el alumno / a ha sido ingresado / a) para garantizar la continuidad del aprendizaje. El EAP del centro debe estar informado de la atención domiciliaria.                                                                                                                                                                                                           La planificación de la actuación educativa debe tener presente el desarrollo integral con las necesidades que como alumno / a enfermo tiene en los ámbitos emocional, social y de aprendizaje, Y se recogerá en una adaptación curricular y, si procede, en un Plan Individualizado (PI).                                                                                   Los profesionales de la AED son fundamentales para afrontar adecuadamente esta coyuntura, ya que tanto en las situaciones que se encuentran, como los roles que deben asumir exigen unas competencias profesionales específicas.                                                                                                                                                   Entre estas competencias, además de las propias de la docencia, toman especial relevancia las capacidades empáticas, la iniciativa personal y la capacidad de adaptación a los cambios.                                                                                                                                                                                                                                                     El equipo docente de la AD, en el momento en que el alumno se encuentra en fase de recuperación, valorará la incorporación paulatina a la normalidad de la escolarización, estableciendo los procesos que sean necesarios, conjuntamente con los responsables del centro docente.

---
Para solicitar este soporte domiciliario, clica aquí.